Cirugía laparoscópica de colon y recto.

Tratamos a través del abordaje mínimamente invasivo, la enfermedad de colon y recto tanto benigna (diverticulosis, poliposis de colon, enfermedad inflamatoria intestinal, entre otras) como la patología maligna (neoplasias de colon y recto).

Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII): Colitis Ulcerosa y Enfermedad de Crohn

Enfermedad de Crohn (Técnicas):

Colitis Ulcerosa (técnicas):

Cirugía de Colon y Recto

Cirugía laparoscópica de Cáncer de Colon y Recto

Cirugía de la pared abdominal

La hernia ventral es una patología frecuente que puede ser incapacitante para quien la sufre limitando el ejercicio y las actividades de la vida diaria. Una hernia ventral es un defecto de la pared abdominal que permite la salida de contenido intraabdominal a través de esos orificios. Puede existir hernias inguinales, umbilicales, paraumbilicales, epigástricas, etc. También es frecuente encontrarlas en los sitios donde ha existido una cirugía previa abdominal, llegando a ser defectos complejos. Su tratamiento es a través de la colocación de una malla biocompatible para ocluir el defecto. El mejor abordaje es el laparoscópico o mínimamente invasivo, puesto que permite la corrección de estas hernias a través de puertos muy pequeños y estéticamente aceptables, además de un tiempo de baja y de incapacidad mínimos.

Técnicas:

Enfermedad pilonidal. Hidrosadenitis

El quiste pilonidal es una enfermedad benigna normalmente pero recurrente y se debe a la inclusión de pelos en la piel del pliegue interglúteo, formando una inflamación crónica que conduce a infecciones a repetición. La hidrosadenitis en cambio, se debe a la formación de una inflamación crónica en zonas de la piel donde existen glándulas sudoríparas asociadas al complejo piloso. Esta inflamación produce una intensa fibrosis que puede ser muy incapacitante y llevar a infecciones repetidas de la piel

Técnicas:

Proctología

Hemorroides: La enfermedad hemorroidal es una entidad muy frecuente en la población que ocasiona frecuentes consultas médicas e incapacidad para aquellos que las padecen. Los síntomas más frecuentes son: dolor, prolapso, picor y sangrado. Es conveniente la valoración por un experto para valorar la necesidad de cirugía. En nuestra consulta podemos ofrecerte técnicas que no requieren hospitalización ni bajas médicas prolongadas, y muy importante, con pocas molestias postoperatorias y rápida recupeeración.

Técnicas:

Fisuras: Las fisuras son heridas crónicas que se producen en el canal anal y que producen un dolor muy intenso, asociado a sangrado y escozor. El diagnóstico es muy simple, y el tratamiento puede variar según el tiempo de evolución de la herida, requiriendo de cirugía ambulatoria en algunos casos.

Fístulas perianales: Se trata de una comunicación anormal que se produce entre la piel de alrededor del ano con el interior del canal. Sus síntomas son dolor, supuración y formación de abcesos recurrentes. El tratamiento es siempre quirúrgico y la técnica variable según el tipo de fístula

  • Fistulotomía
  • Flap de avance mucoso (con o sin esfinteroplastia)
  • Ligadura interesfinteriana (LIFT)
  • Biorregeneración con plug